tus_valores_un_ejercicio_divertido_para_descubrirlos_blog_01_1150x400

Tus valores: un ejercicio divertido para descubrirlos

Hacía ya tiempo que tenía ganas de escribirlo y hoy por fin Coruña Coaching te trae Tus Valores: un ejercicio divertido para descubrirlos.

Si a todos nos preguntaran…¿En qué crees o qué es importante para ti? Más o menos sabríamos responder, aunque no le dediquemos mucho tiempo o no profundizáramos.

Si la pregunta fuera…¿Cuáles son tus valores?, a más de uno se nos abrirían los ojos como platos y no sabríamos de entrada qué responder. Entre otras razones porque no estamos acostumbrados a pensar mucho en ello.

Lo curioso de esta situación, es que absolutamente todas nuestras conductas, actitudes y creencias, están aposentadas sobre nuestros valores. Esto quiere decir que los valores son el motor de nuestra vida, y nos pasamos la mayor parte de ella sin ser plenamente conscientes de cuáles son. Sin saber a nivel interno a qué responden o cuál es la verdadera motivación de nuestras conductas.

En un porcentaje altísimo de ocasiones, tomamos decisiones creyendo que son  conscientes o meditadas. Pero…¿Y si os digo que en gran parte (por no decir en la totalidad) hay algo más profundo en nosotros que es quien realmente decide sin que apenas nos demos cuenta?

De la misma forma que cuando nos cuesta decidirnos por una u otra opción, es porque a nivel interno hay dos  o más valores que están en conflicto. Y es lo que produce que seamos incapaces de tomar una decisión con tranquilidad.

Lo más importante de ser consciente de cuáles son nuestros valores es que para ser felices nuestras conductas deben estar alineadas con ellos. Te pongo un ejemplo:

Imagina que para ti un valor fundamental es la honestidad y resulta que encuentras un trabajo en el que tienes que vender un producto que sabes que en realidad no cumple con lo que le estás diciendo al cliente. Imagínate que a mayores el producto es carísimo, y además sabes que a esa persona le va a costar un mundo pagarlo. ¿Cómo crees que te sentirías en ese puesto de trabajo?

No estoy juzgando si el trabajo está bien o mal. Sólo me estoy refiriendo a el malestar que iba a suponerte hacerlo al chocar con tu valor.

Es importante aclarar que no hay valores buenos o malos. Ni mejores ni peores que los de los demás. Cada uno tenemos los nuestros, y dependiendo de la situación, el momento, etc…Los priorizamos de una u otra manera.

Aquellos que coinciden o compartimos con los demás, nos unen, nos dan confianza. Por eso nos sentimos cómodos cuando estamos con esas personas. Nos generan seguridad.

Los que no compartimos o incluso llegan a chocar, nos generan cierta incomodidad. Y desde ahí, decidimos continuar o no junto a esas personas.

Entonces, la pregunta del millón sería…¿Vives de acuerdo a tus valores? Pero antes, quiero proponerte un ejercicio.

Desde el Coaching hay varias formas de trabajar con  los valores. Empezando por descubrir y clarificar cuáles son. Y aquí me voy a repetir. Desde mi experiencia, créeme que la mayoría de las personas no saben cuáles son sus valores . Por eso hoy quiero mostrarte una de las formas más fáciles de hacerlo.

Es un ejercicio sencillo y divertido que se hace en dos partes. Hoy voy a hablarte de la primera. Te animo a que cojas boli y papel y le dediques un rato.

1. Piensa en un mínimo de 10 personas (vivas o ya fallecidas, cercanas o desconocidas) o personajes (realidad o ficción) a las que admires. Apunta.

 

tus_valores_un_ejercicio_divertido_para_descubrirlos_blog_02_1150x400

 

Ejemplo: tu madre, Barack Obama, Napoleón Bonaparte, tu vecino el del quinto, Nemo ( de buscando a Nemo), Teresa de Calcuta, el personaje de Robin Williams en el Indomable Will Hunting, etc….. Sin filtros. El único filtro a aplicar es que los admires.

2. Escribe mínimo 5 cualidades  que admires de cada uno de ellos. Sí, he dicho mínimo 5. Venga, tú puedes.

Por ejemplo: Mi madre ( fortaleza, alegría, espontaneidad, bondad, trabajadora), Barack Obama (carisma, empatía, elegancia, coherencia, humildad), Nemo ( espontaneidad, inocencia, ternura, espíritu aventurero, lealtad)… Y así con cada uno, hasta tenerlos todos.

3. Una vez que lo tengas,  empezaremos el recuento. Se trata de ir cualidad en cualidad y anotar las veces que aparece repetida (si es que se repite). Es decir, anotar la frecuencia de cada cualidad.

Por ejemplo: Bondad( 2 veces), Alegría (1 vez), Valentía:(3 veces), Trabajador (7 veces), Fortaleza (1 vez), etc…

4. Ordena de mayor a menor las cualidades (según el número de veces que hayan salido repetidas). Una vez hecho, apúntalas en ese orden en una escala del 1 al 10. Es decir, en el número 1 pondríamos la más repetida, y así hasta llegar al número 10.

Si por ejemplo, sólo te faltan por cubrir los últimos dos puestos de la escala y tienes aún 4 cualidades repetidas 2 veces cada una, escoge las dos que más te gusten o sean más importantes para ti.

Y bien, una vez hecho esto, tendríamos tus 10 valores más importantes o esenciales. ¿Tienes más? sí, muchísimos más. Pero esos 10 son los que a día de hoy tienen mayor peso para ti.

Y me puedes decir: “ya, pero es que para mi es importante la bondad y resulta que en el listado no aparece”. No pasa nada. La bondad también es uno de tus valores. Pero en este momento, hoy, no está entre los primeros puestos de la lista.

“Ya, pero me sale como valor la valentía y yo no lo soy” . Sí, si eres capaz de admirar algo en alguien, es porque de alguna forma es un valor para ti. Si no, serías incapaz de admirarlo. Otra cosa es que debas trabajar para mejorarlo o ser más coherente con él. Pero claro que lo tienes.

Así que ahora ya tienes tu listado de valores, que como te decía, son el motor de tu vida. ¿Qué puedes hacer con ellos?:

  • Utilizarlos como guía a la hora de tomar decisiones. Pensar en qué valor o valores puedes apoyarte para conseguir tus objetivos.
  • Comprenderte mejor: tus comportamientos, tus decisiones, tus conflictos. Recuerda, están asentados en tus valores.
  • Entender mejor tu relación con los demás.
  • Saber qué es prioritario para ti en este momento de tu vida.
  • Tenerlos presentes y ser lo más coherente posible con respecto a ellos.

 

Yo hice este ejercicio hace mucho tiempo y fue muy revelador para mí. Hoy he decidido hacerlo de nuevo. Tengo curiosidad por saber si mi escala de valores ha cambiado y en cuáles puedo apoyarme en este momento de mi vida para ser más feliz. En cuanto los tenga, los compartiré contigo.

Me ha parecido una buena idea hacer este ejercicio en estas fechas, ya que en  nada empieza un nuevo año lleno de proyectos e ilusiones, y creo que estaría genial comenzarlo teniendo una información tan valiosa sobre uno mismo. ¿No te parece?

Coruña Coaching se despide de ti con Tus valores: un ejercicio divertido para descubrirlos. ¿Te animas  a hacerlo?

 

 

 

 

 

 

No Comments

Post A Comment

*

Autoriza al tratamiento de los datos facilitados de conformidad con lo establecido en el aviso legal