5_Miedos_y_5_Creencias_que_hacen_que_te_resistas_al_cambio_blog_01_1150x400

5 Miedos y 5 Creencias que hacen que te resistas al cambio

¿Te acuerdas cuando te hablé de los tipos de cambio y las emociones que generan? Luego compartí contigo qué eran los cambios elegidos y también los no deseados y sus fasesPues bien, hoy en Coruña Coaching quiero hablarte de estos 5 miedos y 5 creencias que hacen que te resistas al cambio.

¿Por qué? Pues porque siempre que alguien se pone en contacto conmigo para tener una primera sesión y explicarme qué necesita, (siempre, siempre, siempre) me dice lo mismo: soy consciente de que tenía que haber venido hace mucho tiempo, pero tenía miedo. Y además me puse muchas excusas.

Así que me pareció importante hablarte de ello. Para que tomes conciencia de que el miedo al cambio es una reacción natural. Y para que puedas identificar esas creencias que hacen que te quedes en excusas una y otra vez.

Porque entenderte y ver que a todos nos pasa te puede ayudar. Y porque no es necesario dejar que la bola se haga gigante para tomar la decisión de pedir apoyo. Para que puedas dejar de contarte historias y elijas ser la protagonista de tu vida.

Así que vamos allá. Empezaremos hablando de los 5 miedos más comunes que nos paralizan a la hora de cambiar:

1.- Miedo a la incertidumbre. Todos necesitamos sentirnos seguros. A todos nos encantaría tener una bolita mágica que nos dijera exactamente qué va pasar o si las cosas nos van a ir bien. Pero querida, la vida no es así. Y hay ciertas cosas que podemos gestionar y tener más o menos seguras, pero otras no.

Así que a veces es necesario salir de la zona de confort y aprender a gestionar la incertidumbre. Porque si te encuentras mal y no estás a gusto con tu vida, lo único que tienes seguro es que si no cambias, vas a seguir igual. O peor.

Es decir, es preferible no saber qué va a pasar a saber que lo que sí pasa no te hace feliz y quedarte de brazos cruzados. ¿No?

2.- Miedo a no saber qué hacer. Por desgracia, tampoco existe un manual de instrucciones que nos de pautas para actuar ante cualquier cambio que se nos presente en la vida. Pero recuerda, que no hacer nada también es hacer.

Y que siempre puedes elegir y probar cosas diferentes. Y no pasa nada.

3.- Miedo a no tener las habilidades necesarias. Creer que no tenemos los recursos personales suficientes para hacer frente al cambio.

Puede que los tengas y seas incapaz de verlos en este momento. Piensa en aquellas cosas (grandes o pequeñas) que has conseguido en la vida,  o en aquellos cambios del pasado que viviste. Estoy segura de que echaste mano de un montón de recursos y que tuviste que dar lo mejor de ti. Así que los tienes.

O puede que te haga falta adquirir otros nuevos, que necesites formarte, pedir ayuda o buscar información. ¡A por ello!

4.- Miedo a perder relaciones. Sí, es muy común también. A veces sentimos que si cambiamos nos quedaremos solos y este es un miedo muy potente.

¿Te cuento un secreto? Nadie que te quiera de verdad va a dejarte de lado porque decidas cambiar aquello que no te hace feliz. Ni porque decidas crecer o mejorar tu vida.

 

5_Miedos_y_5_Creencias_que_hacen_que_te_resistas_al_cambio_blog_02_1150x400

 

5.- Miedo a que dure para siempre. Hay personas que cuando pasan por un momento difícil piensan que va a durar eternamente. O que lo que les está pasando hoy les pasará una y otra vez. Y eso las paraliza y les impide buscar soluciones.

La única forma de que las situaciones cambien es cambiando tu forma de vivirlas y tomando acción al respecto. Nada dura eternamente, y si lo hace estaría bien que nos preguntáramos qué podemos hacer de forma diferente para cambiarlo. O para cambiar nuestra actitud ante ello.

 

Y bien. Si estos son los 5 miedos más comunes ante el cambio, ahora le toca el turno a estas 5 creencias que te impiden cambiar:

1.- ¿Por qué debo cambiar yo? ¡Que cambien los otros primero!

La respuesta es muy sencilla. Para empezar, porque es tu vida y a nadie más que a ti le interesa tener una vida de calidad. Y para terminar, porque que los demás cambien o no , no depende de ti. De ti sólo depende cambiar tú. Tú sólo eres responsable de tu vida. Hazte responsable.

2.- Si cambio dejo de ser yo misma.

Esta es una creencia muy extendida. Pensar que el cambio consiste en un cambio total de personalidad o incluso de cerebro. ¡Y nada más lejos de la realidad! Se trata de cambiar sólo aquella parte de ti que te está impidiendo tener la vida que quieres. Bien sea una creencia como esta, bien sea desarrollar una nueva habilidad o abandonar aquellos patrones que dificultan tu bienestar.

3.- Cambiar es muy difícil.

Si pensamos de esta manera, desde luego que sí. El cambio a veces cuesta, a veces nos incomoda, e incluso a veces puede que sea difícil. Igual que la vida misma. Pero eso no quiere decir que no valga la pena el esfuerzo. Al revés. Las cosas que más nos cuestan suelen ser las que más satisfacción nos aportan cuando las conseguimos.

4.- Si no consigo las cosas ya, me desespero y abandono.

Dichosa impaciencia. ¿Te has planteado que quizás no sea más que una excusa para boicotearte una y otra vez? Y así, como “somos impacientes” no nos movemos de donde estamos. Las cosas se empiezan poquito a poco, dando pequeños pasos. Y a medida que vayas avanzando, estarás preparada para continuar y dar otros un poquito más grandes.

5.- No puedo cambiar.

Una cosa es poder y otra muy distinta es querer. Claro que puedes, pero…¿Realmente quieres? Empieza por ahí. En esta diferencia está la clave para empezar a actuar.

Y esto es todo por hoy en Coruña Coaching.

El objetivo de que hoy te haya hablado de estos 5 miedos y 5 creencias que hacen que te resistas al cambio es que tomes conciencia de que a todos, en mayor o menos medida, nos pasa lo mismo. Y desde esa conciencia, que puedas tomar acción para salir de esa zona de confort y cambiar. El mundo es de las personas valientes y sé que tú lo eres. Así que mucho ánimo y a por ello.

 

 

No Comments

Post A Comment

*

Autoriza al tratamiento de los datos facilitados de conformidad con lo establecido en el aviso legal