trabajando_la_asertividad_tienes_derecho_a_decir_no_blog_01_1150x400

Trabajando la Asertividad: tienes derecho a decir no

Hoy Coruña Coaching te trae Trabajando la asertividad: tienes derecho a decir no. Estoy segura de que te gustará y que te ayudará a ser más asertiva.

Pero antes, ¿Recuerdas lo que es la asertividad? Te hablé de ella en Asertividad: respeto y autoestima.

En ese post te conté lo que es, los tipos de personas que hay en relación a su asertividad y también te hablé sobre los derechos asertivos. Y hoy te escribo (lo tenía pendiente) sobre una herramienta muy chula para desarrollar precisamente uno de ellos: el derecho a decir no.

Si hay una cosa que se repite en muchos de los procesos de coaching en los que trabajamos la asertividad, es ese momento donde mi coachee me pregunta…¿Y cómo digo que no? En el día a día, también es una pregunta que suelen hacerme. Por no hablar de las veces que escucho comentarios del tipo: “es que no sé decir que no“.

Decir que no es algo que nos cuesta, sobre todo porque no hemos sido educados en ello, sino en todo lo contrario: en complacer a los demás. Y de una forma consciente o no, en mayor o menor medida, buscamos esa aprobación contínuamente.¿Cómo? Diciendo siempre que sí, aunque no nos apetezca.

Pensamos que si decimos que no, no nos van a querer o no van a contar con nosotros en próximas ocasiones. Pensamos que defraudaremos a los demás. Pensamos que vamos a provocar un conflicto. Pensamos que somos egoístas. Y nos sentimos culpables por ello.

Y nada más lejos de la realidad. No sé si sabes  que cada vez que le decimos Sí a alguien, nos estamos diciendo No a nosotros mismos. Cuando ese algo no nos apetece, claro está. No se trata de ir ahora por la vida diciendo que no a todos y a todo.

Decirnos no a nosotros mismos y no atender a nuestras necesidades, nos genera frustración, agotamiento, falta de autoestima, resentimiento…¿Sigo? Y ello no nos permite ser felices.

Me refiero a  esas ocasiones en las que automáticamente, después de decir sí, te arrepientes, te sientes mal o sencillamente te preguntas: ¿Para que habré dicho que sí, si no me apetecía? O de aquellas, y sé que son muchas, en las que dejas de hacer aquello que realmente es importante para ti por priorizar las necesidades de los demás sobre las tuyas.

Esto no quiere decir que a partir de ahora tampoco hagas favores. No se trata de eso. Se trata que te respetes tanto como a los demás, que tus cosas sean tan importantes como las de los otros y que hagas las cosas y tomes las decisiones desde la libertad, el respeto y el equilibrio. No dejándote en último lugar.

Se trata de que tienes derecho a hacer con tu tiempo lo que te apetezca, incluso a no hacer nada. Y no por ello eres egoísta, ni vas a perder el cariño ni el respeto de los que te rodean. Al contrario, vas a ganar en autoestima y tanto tu vida, como tu relación con los demás van a mejorar de una forma increíble.

Porque decir que no es :

  • Respetarte.
  • Saber poner límites.
  • Valorarte.
  • Quererte.
  • Vivir de una forma coherente tu vida, y ahí está la base de la felicidad. 

 

trabajando_la_asertividad_tienes_derecho_a_decir_no_blog_02_1150x400 (2)

 

Así que si en muchas ocasiones te pasa lo siguiente, necesitas replantearte si estás siendo asertiva o estás ejerciendo tu derecho a decir que no:

-Sientes que no tienes tiempo para ti o para tus cosas.

-Te sientes culpable cuando no estás disponible para los demás.

-Crees que tienes que agradar siempre y a todo el mundo.

-Piensas que los demás son más importantes que tú.

-Crees que hay personas de tu entorno que abusan de que siempre estás disponible.

-Opinas que para ser una buena hija/madre/amiga/ pareja/trabajadora…Siempre tienes que decir que sí.

-Simplemente notas que te cuesta pronunciar esta palabra: No.

Y por eso, porque no nos resulta muy fácil, quiero compartir contigo estos 9 pasos, para que te sea cada vez más sencillo. Porque decir que no se puede aprender y entrenar:

1.- Da las gracias. Antes de nada, comienza con un: “No sabes cuánto te agradezco que…cuentes conmigo, hayas pensado en mí, etc…”. Te ayudará a ser capaz de continuar.

2.- Mantén la calma. Es importante que tu respuesta transmita serenidad, que estés tranquila.

3.- Da una respuesta sencilla, sin muchas explicaciones, y sin mentiras. Cuando alguien empieza a justificarse demasiado demuestra inseguridad, y además no es necesario. De la misma manera que no es necesario que mientas. Basta con una respuesta del tipo: “estoy ocupada, no me apetece, tengo trabajo, no puedo”…lo que sea que explique el porqué no vas a hacerlo.

4.- Si no estás segura de tu respuesta y no te quieres comprometer, dí que te lo vas a pensar y que en cuanto puedas le avisarás. Ello te dará tiempo a pensar bien qué quieres hacer y dar la respuesta que deseas. Tienes derecho a no contestar en el momento.

5.- Si no te viene bien en este momento, pero sí quieres hacerlo, dale a la persona una alternativa: “Mañana no puedo, pero si quieres, el viernes de la semana que viene, podría acompañarte”.

6.- Si la persona insiste utiliza la técnica del disco rayado. Consiste en repetir, una y otra vez, tu argumento. Sin entrar en más detalles. Hay veces que nos ponemos muy pesados, y más si sabemos que el otro “cae” fácilmente. Así que ya sabes: “Como te he dicho, no puedo acompañarte mañana por la mañana porque estoy ocupada”. Una y otra vez.

7.- Sé coherente y respetuoso, y acepta cuando te digan que no a ti. Quizás a esa persona le esté costando un mundo decírtelo, así que respeta su decisión.

8.- Acepta la culpa y piensa de qué manera puedes trabajarla. Es normal que te sientas así al principio, porque no estás acostumbrada a decir que no. Recuerda que puedes librarte de ella en 3 pasos.

9.- Practica mucho. Puedes hacerlo incluso delante del espejo. O empezar proponiéndote cada semana decir al menos una vez que no. A medida que vayas incorporando este hábito te resultará más y más fácil y te sentirás cada vez mejor.

Y esto es todo por hoy. Espero que Trabajando la asertividad: tienes derecho a decir no, te haya hecho tomar un poquito más de conciencia sobre la importancia que tiene para llevar una vida más feliz y que tus relaciones sean más sanas, auténticas y equilibradas.

 

 

1Comment
  • Tati
    Posted at 07:59h, 06 abril Responder

    Que podria decir?…
    Estupendo, como es habitual.
    Sencillo, cómodo y directo al corazón.

Post A Comment

*