Toxicidad_sí_Pero_pon_el_foco_en_ti_blog_01_1150x400

¿Toxicidad? Sí. Pero pon el foco en ti.

Hoy en Coruña Coaching te traigo un post  especial, porque trata de un tema muy importante: ¿Toxicidad? Sí. Pero pon el foco en ti.

Creo que todos en mayor o menor medida en algún momento hemos  vivido o tenido una relación más o menos tóxica.

A menudo salen publicados montones de artículos sobre las relaciones tóxicas, las personas tóxicas de las que debemos librarnos, etc…Pero a mi hoy me gustaría tratar el tema desde, para mi punto de vista, la mejor forma de hacerlo, poniendo el foco en uno mismo y no en los demás.

Por supuesto que hay personas que se relacionan de manera tóxica con los demás y que construyen relaciones tóxicas. Pero no me gusta poner el foco fuera: “ellos son los tóxicos, yo sólo debo librarme de ellos” porque en mayor o menos medida, el responsable de que nos veamos involucrados en una relación de este tipo, somos nosotros mismos.

Para que nos entendamos: si somos partícipes de una relación así, ya sea con nuestra pareja, una amiga, un compañero de trabajo o un familiar, es porque nosotros también estamos participando de esa toxicidad. También estamos teniendo un comportamiento tóxico. Al menos permitiéndolo, y eso ya forma parte de dicha toxicidad.

¿Recuerdas aquella frase de abuela de “dos no riñen si uno no quiere? Pues aquí sería lo mismo: dos no se relacionan de forma tóxica si uno no participa de esa toxicidad.

Así que hoy quiero hablarte a ti. A mí. A mis amigas, a mi familia, a los que me queráis leer y que estéis dispuestos a aceptar que todos podemos convertirnos en personas con comportamientos tóxicos: desde la dependencia hacia alguien hasta nuestra propia forma de relacionarnos con los demás en el día a día.

Y partiendo de esta base, ya sabes que sobre lo único que tenemos capacidad de actuar es sobre nosotros mismos. Sólo así, podremos construir relaciones sanas y libres, y rechazar relacionarnos con quienes no lo sean. Pero se empieza por uno mismo.

Si dejamos la responsabilidad en “los otros” no nos estamos haciendo cargo de la nuestra. Y hacerlo es la única manera de ser los dueños de nuestra propia vida. De elegir quien entra y quien no. Qué queremos y qué no. Y cómo relacionarnos.

Yo misma tuve una relación bastante tóxica hace muchos años. No tenía las herramientas personales de las que dispongo en este momento. Ojalá las hubiera tenido para darme cuenta cuanto antes y poder haber actuado y trabajado aquellas partes de mí que me llevaban a ser partícipe de una relación insana.

Así que hoy quiero compartir contigo estas bases, para que te apoyen y te ayuden a tomar conciencia de que te mereces ser feliz: sin sufrimiento, sin ataduras, sin dependencias, sin chantajes emocionales… Aquí están:

1.- Si caes en una relación así es porque tu autoestima no es muy sana. Sea por lo que sea, hay que arreglarla. Te mereces lo mejor, siempre. No aceptes menos de eso. Y sabes dentro de ti qué es lo mejor. Así que no te conformes.

Eres la persona más importante de tu vida y debes empezar a creértelo. Valórate como te mereces, para que puedas cuidarte. Quizás hay cosas de ti que no te gusten pero estoy segura de que tienes un montón de cosas maravillosas que te hacen una persona única y especial.

Piensa en aquellas cosas que realmente se te dan bien y en aquellas que has conseguido y sientes como logros. ¿Ninguna? Es imposible.  Coge lápiz y papel y empieza a buscarlas. Saldrán.

Cumple tu palabra, sobre todo, la que te has dado a ti misma. No hacerlo te debilita, te baja la autoestima y te incapacita para hacer las cosas que quieres hacer. Así que si has dicho que vas a hacer algo, no lo pospongas una y otra vez. Hazlo. Cumple tu compromiso contigo misma y verás cómo te sientes genial y te llenas de energía.

 

Toxicidad_sí_Pero_pon_el_foco_en_ti_blog_02_1150x400

 

Si sientes que no eres capaz de cuidarte y valorarte o que necesitas apoyo para hacerlo, pídelo. No lo dudes. A veces es necesario y no pasa nada. Las personas que piden apoyo son personas muy valientes.

2.- Cuando nuestra autoestima no está bien, no sabemos poner límites. Como tenemos miedo al conflicto o al rechazo, empezamos a tragar con una serie de cosas que lo que hacen es debilitar aún más nuestra autoestima y nuestra seguridad. Es como un bucle.

Tienes derecho a decir que no, las veces que consideres necesario. Tienes derecho a enfadarte cuando alguien sobrepasa tus límites. No es malo, es una respuesta emocional natural y no pasa nada. Nadie va a dejar de quererte o a considerarte peor persona por ello. Al contrario, cuando empiezas a poner límites los demás te empiezan a respetar y a asumir las consecuencias de no hacerlo. Y los que no lo hagan, se irán. Porque tú no les darás cabida.

Además, cuando evitamos permanentemente los conflictos callándonos o tragando con cosas que no nos sientan bien lo que se generan es precisamente…¡Conflictos!. Sí, justo el efecto contrario.

Conflictos internos imposibles de mantener en el tiempo sin cargarse nuestra autoestima y nuestro bienestar. Y conflictos con los demás, porque cuando no puedas más vas a explotar por la cosa más insignificante y va a ser mucho peor.

Así que aprende a decir no. Aprende a marcar tus reglas personales. A buscar dentro de ti tus límites. Lo tienes fácil: todo aquello que te hace daño y que va en contra de ti y de tus valores son límites que has de poner a los demás.

3.- Como te dije en un post anterior sólo dependes de una persona para ser feliz: tú misma. De absolutamente nadie más. Y si no lo eres, no va a haber nadie en todo el universo que venga a hacerte feliz. Es imposible porque es una actitud interna, que depende únicamente de ti.

Así que si estás esperando a que alguien venga a hacerlo, o no quieres cortar esa relación porque piensas que sin esa persona no vas a ser feliz, olvídate.

Todo lo contrario. Si estás en esa tesitura es porque ya hay algo que te hace planteártelo. ¿No? Y el mundo está lleno de personas maravillosas por conocer.

Cuando la relación tóxica es con alguien de nuestra familia, no se trata de cortar la relación, si no quieres o no es posible, sino de aprender a relacionarnos con esa persona de una forma distinta, y aceptar que se puede ser feliz de esta nueva manera.

4.- En estas situaciones nos sentimos víctimas. Y el victimismo, consciente o no, no nos ayuda a salir de ellas. Bucle otra vez. Genera excusas y pone el foco nuevamente en el otro, impidiendo que nos hagamos cargo de nuestra propia vida. Y mientras sigamos así…no podremos tomar conciencia de lo que es necesario cambiar y nos seguiremos lamiendo las heridas.

No hay víctimas ni verdugos, hay personas responsables, cada una de lo suyo. Toma las riendas de tu vida  y cambia. No puedes cambiar a nadie. Recuerda, sólo puedes cambiar tú.

5.- Tu única misión en la vida es ser feliz. Y si no lo estás siendo, mala señal. Por supuesto que en la vida y en las relaciones en un momento determinado las cosas pueden ir mal. Pero de ahí a esa constante insatisfacción, miedo, desilusión, inseguridad, culpa…salpicada con breves momentos de felicidad, hay una gran diferencia.  No es un estado al que nadie debería optar.

6.- Sé que todo esto que te estoy contando parece muy fácil. Pero no son teorías.  Son realidades y si realmente quieres hacerlo, están apoyadas por un montón de herramientas prácticas que te ayudarán a conseguirlo.

Como siempre lo primero es tomar conciencia de ello, de que estás participando de una relación que no es sana y te está generando sufrimiento.

El resto, poco a poco. Y si necesitas apoyo de un especialista, no lo dudes, pídelo.

Esto es todo por hoy en Coruña Coaching. Sé que el post ha sido un pelín largo, pero creo que el tema lo merecía. Espero que ¿Toxicidad? Sí. Pero pon el foco en ti te haya ayudado a ver que no estás sola en esto, nos puede pasar a todos. Y sobre todo a abrir un poquito los ojos para que puedas tomar las riendas de tu vida.

 

2 Comments
  • tati
    Posted at 10:22h, 23 septiembre Responder

    Me ha gustado muchísimo. Todos tus post me gustan pero este especialmente creo que puede ayudar mucho y de manera sencilla en la consecución de una vida más fácil, libre y sobre todo feliz.
    Enhorabuena

    • Patricia González García
      Posted at 12:56h, 23 septiembre Responder

      Muchísimas gracias Tati! Siempre es un placer leer tus comentarios y ver que te gustan tanto.
      Un beso enorme

Post A Comment

*