te_cuento_una_de_detectives_el_miedo_a_salir_de_mi_zona_de_confort_blog_01_1150x400

¿Te cuento una de detectives? el miedo a salir de mi zona de confort

Quiero compartir contigo algo que me sucedió hace muchos años. Y por eso hoy Coruña Coaching te trae ¿Te cuento una de detectives? El miedo a salir de mi zona de confort.

Una vez fui a acompañar a una amiga a hacer una consulta a un detective de mucho renombre en Coruña. Sí, por muy peliculero que parezca.

Lo recuerdo perfectamente: en qué coche fuimos, lo nerviosa que estaba mi amiga, quien nos abrió la puerta del despacho, el rato de espera en el que me dediqué a curiosear las fotos con personajes famosos que tenía el detective en las paredes. Todo.

Recuerdo tener la sensación de estar en un decorado de cine, porque hasta el despacho era como los de las películas: muy poca luz, casi en penumbra,  y miles de papeles acumulados por todos los sitios.

Después de hacerle la consulta, empezamos a charlar con él de otras cosas. Y llegó un punto de la conversación en que el detective, sabiendo que yo acababa de terminar mis estudios de criminología, me ofreció trabajar con él.

Yo le expliqué mi situación personal: tenía una niña muy pequeña aún, dificultad de horarios y aún así me ofreció la oportunidad de pensármelo y empezar cuando quisiera, incluso un tiempo de prueba antes de plantearme sacar el diploma o la licencia de detective.

Para mí era como un sueño. En aquel momento en España no estaba regulada la figura del criminólogo como tal y sabía que de lo mío no iba a poder trabajar.

No es que el trabajo de detective se pareciera mucho al de un criminólogo, pero me llamaba mucho la parte de investigación, hacer seguimientos, y el hecho de poder “profesionalizarme” en algo. Era una oportunidad muy jugosa para mí.

Pero…¿Sabes porqué recuerdo tan bien aquel día? Por una simple razón: porque dejé pasar aquella oportunidad.

No lo hice. Ni siquiera me permití probar un tiempo. Tuve miedo.

Salí de allí y  empecé a pensar en mil excusas, durante meses: “¿Cómo voy a hacer con mi hija?”, “¿Quien puede cuidármela?”, “¿Qué pinto yo esperando dentro de un coche 6 horas de noche a que alguien salga de su casa para seguirlo?”, “¡Qué miedo trabajar de noche!”, “No tengo idea de nada”, “No tiene nada que ver con lo que estudié”…Y decenas de ellas más.

Te digo que son excusas, porque ni siquiera me molesté en buscar alternativas, opciones, soluciones…Para por lo menos intentarlo.

No moví ni un dedo. ¿Para qué? Si con el batiburrillo que me monté en la cabeza, ya era suficiente.

Sí, tuve miedo. Miedo a salir de mi zona de confort. Allí estaba muy cómoda. Fuera de peligro. No estaba satisfecha, pero sí cómoda. ¿Te suena esto?

Y no te cuento esta anécdota porque me arrepienta. No sólo no sirve de nada sino que sería un poco absurdo y bastante dañino seguir pensando en algo que ocurrió hace casi 20 años.

Te lo cuento porque ha sido junto a otras experiencias, un gran aprendizaje. Y espero que a ti te sirva también.

 

te_cuento_una_de_detectives_el_miedo_a_salir_de_mi_zona_de_confort_blog_02_1150x400

 

¿Cuántas veces dejamos pasar grandes oportunidades en la vida? A mi me ha ocurrido varias veces.

¿Cuántas veces nos situamos como meros observadores porque el miedo nos impide actuar?

No sé cómo hubiera sido mi vida si hubiera aprovechado esta oportunidad. Quizás hubiera sido muy feliz, quizás hubiera mejorado mi economía, quizás me hubiera sentido muy satisfecha a nivel profesional…O quizás no. ¿Quien sabe?

Pero por lo menos, si lo hubiera intentado, lo sabría con certeza. Y tendría la satisfacción de haber hecho algo que me apetecía hacer.

Hoy en día siguen apareciendo en mi vida situaciones que me producen miedo. Como a todo el mundo. La diferencia con respecto al pasado, es que el miedo ya no es un impedimento para conseguir mis objetivos. He aprendido a utilizar el miedo a mi favor.

A gestionarlo,  reconducirlo y  utilizarlo como el pistoletazo de salida. Es mi alerta. Cuando lo detecto, sé que es la señal que me avisa de que debo ir a por ello.

Busco soluciones, alternativas, que me apoyen a ir paso a paso, venciendo esa muralla tan poderosa que rodea y protege mi zona de confort. Aunque sea incómodo. Aunque pueda prescindir de ello y no sea nada importantísimo. Lo hago igual. Porque me ayuda a crecer.

Y me encantaría que tú hicieras lo mismo. Porque te llena de satisfacción, porque te da libertad, porque te entrena para aquellas ocasiones de la vida que uno no elige pero que sacuden con fuerza.

Porque te hace sentir segura y con ganas de comerte el mundo.

Y porque no podemos vivir la única vida que tenemos siendo prisioneros del miedo. Ni lo merecemos ni lo queremos. ¿Verdad que no?

Así que te invito a que reflexiones:

  • ¿Qué oportunidad está a tu alcance hoy que no estás aprovechando por miedo?
  • ¿Qué cosas o situaciones concretas te producen ese miedo?
  • ¿Qué podrías  hacer al respecto?
  • ¿Necesitas apoyo para conseguirlo?

 

A mí me hubiera encantado tener las herramientas personales que tengo hoy en día en aquel momento. Y ni te cuento cómo me hubiera gustado haber hecho hace 20 años el proceso de coaching personal que hice muchos años después.

¡Hubiera ganado tantas cosas y hubiese obviado tantas otras!

Pero lo más importante es que nunca es tarde. Y puede que esa gran oportunidad esté pasando frente a ti en este momento. Por eso he querido compartir contigo a través de Coruña Coaching ¿Te cuento una de detectives? El miedo a salir de la zona de confort.

Para que te atrevas a salir de la tuya y vivas la vida que tú elijas, libre y feliz . En la que el miedo sea sólo un compañero que aparezca en situaciones puntuales del camino, para impulsarte a continuar y perseguir tus sueños.

¿Te apetece? Te animo a que reflexiones sobre ello.

 

 

 

 

 

 

 

 

4 Comments
  • Tati
    Posted at 21:47h, 03 marzo Responder

    genial Patry. Me gustó muchísimo y como siempre, con mucha “miga”.

  • Martha Parra
    Posted at 02:14h, 16 marzo Responder

    Mi zona de confort Patriiii. Tengo que dejarla y hacer mas cosas!! Me sirvio mucho leer esto. Gracias!!!!

    • Patri Human Coaching
      Posted at 12:39h, 16 marzo Responder

      Gracias a ti por leerme, Martha. Me alegra mucho que te haya servido. ¡Ánimo con esas cosas que quieres hacer!

Post A Comment

*