los_cambios_no_deseados_fases_emocionales_blog_01_1150x400

Los cambios no deseados: fases emocionales

Hola! Hoy Coruña Coaching te trae Los cambios no deseados: fases emocionales. Como recordarás, ya habíamos hablado de los tipos de cambios (post) y de los cambios elegidos (post).

Ahora ha llegado el momento de hablar de esos cambios que suceden en la vida, que no sólo no  elegimos , sino  que además los percibimos como algo negativo.

Seguro que hay un montón de situaciones que se te pasan por la cabeza cuando piensas en un cambio de este tipo: una separación, un despido, la pérdida de un ser querido… En fin, todos tenemos experiencias de este tipo. No nos resultan agradables y cuando llegan nos sacuden fuertemente a nivel emocional.

Tanto, que a veces parece que estamos subidos en una montaña rusa, con subidas y  bajadas de tantas emociones diferentes que hacen que no nos entendamos ni nosotros mismos.

Pues bien, este post te ayudará a conocer mejor estas respuestas emocionales, que son normales y universales (las sentimos todos cuando experimentamos un cambio así). Con ello, podrás entenderte un poquito más y así gestionarlo de la mejor manera posible cuando te ocurra.

Existen muchos autores con  teorías sobre este tipo de cambios y los procesos emocionales que atravesamos cuando se presentan. La pionera en hacerlo fue Elisabeth Kübler-Ross, psiquiatra estadounidense que dedicó su vida y trayectoria profesional al estudio de la muerte y al proceso de duelo.

Dentro de éste, desarrolló una teoría sobre sus fases, que hoy en día se aplica a todos los cambios no deseados, tengan que ver con la muerte o no. Estas son las fases:

1.- Inmovilidad: Suele ser la primera reacción. Podemos sentirnos en shock, confundidos o perdidos, sin saber qué hacer o sencillamente sin poder hacer nada. Nos ha pillado tan de sorpresa, que nos quedamos paralizados. Es una fase pasiva.

2.- Negación: Todo cambio lleva consigo una pérdida. Perdemos nuestra situación anterior, que era conocida y nos hacía sentir seguros, lo que se conoce como nuestra  zona de confort.

Así que  cuando el cambio tiene lugar, muchas veces negamos lo que nos está ocurriendo. A veces pensamos “no es posible que esto esté ocurriendo”. Otras, seguimos actuando como si no estuviera pasando. Con ello lo que intentamos es mantener el status quo, no salir de nuestra zona de confort.

En ocasiones, cuando se sabe con antelación que va a ocurrir, puede que pongamos en duda de que llegue a producirse.

3.- Angustia: En esta fase, aumenta nuestra sensación de ansiedad o angustia. Y la intensidad dependerá del grado de incertidumbre que implique la nueva situación. Empezamos a tomar conciencia de que el cambio ha tenido o está teniendo lugar. También se caracteriza porque solemos percibir la nueva situación de manera poco realista y  ser  catastrofistas. La vemos peor de lo que es.

 

los_cambios_no_deseados_fases_emocionales_blog_02_1150x400

 

4.- Cólera: Esta es más activa que las 2 anteriores. Nos sentimos rabiosos, enfadados…Y esta rabia o enfado puede dirigirse hacia quien haya traído la noticia  o hacia aquellos que pueden ser los causantes del cambio. A pesar de ser una fase más activa, no usamos esa rabia para adaptarnos a la nueva situación sino como un intento más de mantener lo que teníamos antes del cambio.

5.- Negociación: En esta fase lo que se pretende es intentar salvar lo que teníamos antes, ganar tiempo, postergar la nueva realidad…Solemos proponer mejoras o alternativas para justificar así el mantener nuestra antigua situación.

6.- Tristeza: Ocurre cuando constatamos la pérdida sufrida y vemos que es irrecuperable, porque ya pertenece al pasado. Por eso nos sentimos tristes. Sin embargo, aunque no nos guste sentirnos así, esto quiere decir que empezamos a ser realistas, así que ya estamos curándonos poquito a poco las heridas.

Es importante gestionar la tristeza. Saber observarla y aceptarla, pero no quedarnos en ella. Hacer cosas y mantenernos activos.

7.- Depresión: Esta etapa aparece cuando no gestionamos o canalizamos bien la tristeza, por eso te decía que es importante movernos y pasar a la acción cuando estamos tristes. Cualquier persona emocionalmente equilibrada  puede sentirla. Nos sentimos solos, sin ganas de hacer nada, cansados, tanto que cualquier cosa que antes hacíamos de forma natural ahora se nos hace un mundo.

La duración  dependerá de cada persona. En personas equilibradas emocionalmente, se atraviesa en poco tiempo, incluso, si canalizan bien la tristeza, puede no aparecer, pero en personas menos equilibradas a nivel emocional, puede instalarse y durar mucho tiempo. En estos casos, es necesario acudir a un especialista, psicólogo o psiquiatra, en busca de ayuda.

8.- Asimilación: En esta última fase empezamos a sentir que recuperamos el control de nuestra vida. El cambio se ha asimilado y comenzamos a llenarnos de energía y de ilusión.

Es necesario aclarar que las fases pueden durar más o menos dependiendo de cada persona y de su capacidad para gestionarla.

Las fronteras entre cada fase no son rígidas. Esto quiere decir que en cada una predominarán los sentimientos propios de la misma, pero se puede estar en una fase y surgir emociones propias de una fase anterior o posterior.

Por ejemplo, puedo sentirme triste, y al poco rato sentirme muy enfadada. Incluso puedo estar en la fase de asimilación, y de vez en cuando sentirme brevemente triste.

Lo importante es tomar conciencia, y desde ahí, saber que es un proceso natural y que como tal, pasará, en cuanto el cambio esté asimilado.

Y esto es todo por hoy. Coruña Coaching espera que este post sobre Los Cambios no deseados: fases emocionales te haya aportado un poquito más de luz sobre el tema y que cuando te encuentres con un cambio de este tipo, te conozcas y te entiendas mejor.

Tomar conciencia de que vamos a pasar por diferentes fases, conocerlas y saber que es algo natural, nos va a aportar tranquilidad y desde la tranquilidad, podremos gestionarlo mucho mejor.

2 Comments
  • Tati
    Posted at 14:39h, 10 diciembre Responder

    Genial, como cada vez. Nos transportas a partes de nuestro subconsciente que desconocíamos o no recordábamos, y nos ayudas a reconocerlas y aceptarlas para vivir con ellas de una forma más sana y feliz.

  • Maria Jose
    Posted at 16:29h, 15 diciembre Responder

    Me encanta !! Y es muy util para identificar lo que estamos pasando! 🙂 gracias Patri!!

Post A Comment

*