la_magia_de_la_vida_10_aprendizajes_que_me_dio_la_madurez_blog_01_1150x400

La magia de la vida: 10 aprendizajes que me dio la madurez

Hoy en Coruña Coaching te quiero hablar de la magia de la vida: 10 aprendizajes que me dio la madurez. Un post que he escrito después de reflexionar estos días sobre el paso del tiempo y cómo este nos hace enfocar la vida de forma diferente.

A medida que van pasando los años y uno va ganando en madurez, uno toma conciencia de cuán relativas son las cosas. ¿No te pasa a ti?

Cosas a las que uno daba importancia con 20 años, hoy las ve como tonterías, con la perspectiva que sólo te da el tiempo. Situaciones que de joven te ahogaban, ahora te resultan anecdóticas e incluso muchas han pasado al cajón del olvido.

Y viceversa. Cosas a las que no les dábamos importancia entonces, hoy son vitales para nosotros.

A veces oímos eso de “quien tuviera 20 otra vez pero sabiendo lo que sé ahora”, pero no somos conscientes de que es esa y no otra la magia de la vida. Yo suelo decir que no me arrepiento de nada de lo que hice en el pasado, porque todo, absolutamente todo, hasta los errores más garrafales, me han conformado como persona.

Y porque además, no sirve de nada arrepentirse. No soluciona nada ni tampoco podemos dar marcha atrás en el tiempo.

Los errores, los fracasos, las cosas de las que en cierto modo nos “avergonzamos”, sólo sirven para un propósito: aprender de ello y crecer. Y aunque suena a discurso aprendido, no lo es.

Sé por experiencia propia y por la experiencia de las personas que me rodean, que si no aprendes lo que esa experiencia te está mostrando, la vida te pondrá por delante más situaciones (aunque sean diferentes) para que lo hagas. Sí o sí. Por la buenas, o con llamadas de atención cada vez más serias: sufrimiento, enfermedad, etc.

Todo depende de lo dispuesto que estés a aprender y crecer como persona.

Así que estos días he estado reflexionando mucho sobre ello, sobre qué consejos  le daría a esa Patricia más jovencita, desde la perspectiva que sólo te da el tiempo, para hacerle la vida un poquito más ligera, más feliz.

Y estos son los 10 aprendizajes que me dio la madurez.  Quiero compartirlos contigo porque me han ayudado mucho, y espero que a ti también:

1.- No te preocupes tanto, ocúpate. Yo antes me preocupaba en exceso por todo. Ahora me centro en ocuparme y solucionar. Es mucho más práctico y no gastas tanta energía inútil, porque mientras te preocupas, no haces nada.

 

la_magia_de_la_vida_10_aprendizajes_que_me_dio_la_madurez_blog_02_1150x400

 

2.- Haz todo aquello que te haga feliz. ¿Te acuerdas de estos 11 mini retos para sentirte bien cada día? Llénate, nútrete, explora, ten curiosidad…Busca lo que realmente te hace feliz. Y cuando lo encuentres, sal de tu zona de confort y… ¡A por ello!

3.- Olvida las opiniones de los demás. No las necesitas. Céntrate en la tuya, en tu intuición y toma tus decisiones. Aunque te equivoques. Es tu vida. Recuerda…¿Quieres ser piloto o pasajero?

4.- No necesitas a nadie para ser feliz. Una cosa es compartir tu vida con los demás, compartir la felicidad. Pero necesitar, sólo te necesitas a ti. Y es por eso que mientras tú no estés bien, no seas feliz, no aprendas a vivir en armonía contigo misma, sin apegos, va a resultar bastante difícil que encuentres a alguien feliz, en armonía y sin apegos. Que te quiera bien. Y al que querer bien.

Así que si quieres tener relaciones (amor, amistad, familia) sanas y buenas, empieza por ti. Busca la felicidad en ti.

5.- Tú eres lo primero. Sí, lo primero. Y en respuesta a todas esas madres (y padres) que dirán”lo primero son mis hijos” puedo deciros que yo también lo creía así. Fui educada así. Pero si nos paramos a reflexionar un poquito, verás como si tú no estás, o no estás bien, no podrás darles lo mejor de ti.

Y al igual que cuando vas en un avión y te explican que si saltan las mascarillas te la pongas tú antes de ponérsela a tu hijo, porque si no es probable que no salgáis vivos ni el uno ni el otro, aquí pasa lo mismo. Es la misma lógica, ni más ni menos. Si te cuidas, te tratas como te mereces y te das la importancia que tienes y necesitas, serás mejor madre aún. Mejor hija, mejor amiga, mejor pareja, mejor todo.

6.- Nada es blanco o negro.Todo es taaaaan relativo. Y hay tantas variantes. Y mejor aún, todas válidas, siempre y cuando te hagan a ti feliz. Sigue tu propia receta de la felicidad y respeta siempre la de los demás.

7.- Sé consciente de las creencias que te limitan. Dales las gracias por haberte acompañado hasta aquí y despídete de ellas. Sustitúyelas por otras que te expandan y te hagan crecer como persona. Te hablé de ello en El poder de las creencias.

8.- Gestiona tus emociones. Si no lo haces, te controlarán y vivirás en una montaña rusa a diario. También serás más infeliz. Aprender a gestionarte emocionalmente supondrá tener una relación más sana contigo misma, y por supuesto, con los demás. Te sentirás libre y con la fuerza para elegir cómo sentirte ante cada cosa que te pase.

9.- Disfruta de todo lo bonito que hay a tu alrededor. De cada frase, cada vista, cada gesto, cada carcajada…Siéntete viva y disfrútalo intensamente.

10.- Sé positiva. Focalízate en lo positivo. La vida está llena de millones de posibilidades de que las cosas salgan bien. Quizás no como esperabas, pero seguro que aunque no lo veas en este momento, es lo mejor para ti, para tu crecimiento como persona.

Y aquí se acaba el post. Hoy desde Coruña Coaching he querido hablarte de la magia de la vida: 10 aprendizajes que me dio la madurez. Espero que te hayan gustado y te sirvan tanto como a mi.

¿Te animas a compartir conmigo lo que has aprendido con los años y que hoy te hace más feliz?

No Comments

Post A Comment

*