Éxito_esfuerzo_y_perseverancia_blog_01_1150x400

Éxito: Esfuerzo y Perseverancia

Hoy estoy de celebración. Bueno, a decir verdad, llevo celebrando desde hace ya 2 semanas. Celebrando una de las mayores alegrías de mi vida: ver a mi hija cumplir su sueño. Y por eso te lo quiero contar en Coruña Coaching, a través de Éxito: esfuerzo y perseverancia.

Quiero compartirlo contigo porque creo que es un ejemplo de superación, esfuerzo y éxito, que nos puede enseñar mucho. Yo lo he vivido en primera persona, y a pesar de que fue duro y cansado, he comprobado una vez más cómo cuando tienes claro tu objetivo y tu para qué puedes cumplir tus sueños. Puedes convertirte en la persona que quieres ser.

Mi hija con 4 años ya quería ser médico. Sí, y vendedora de cuentos Disney también. Con los años, cambió el vender cuentos por ser cajera (no podría contar las horas de mi vida que invertí en  entrar en “su tienda” a comprarle cada objeto de su habitación sólo para que me cobrara con su caja registradora de Barbie. Lo de ser médico continuó. Ahora la disyuntiva era otra.

Con 8 años entré un día en mi habitación y cuando comprobé a qué jugaba en el ordenador, descubrí que estaba operando una rodilla. El juego (para niños, por supuesto), te iba diciendo  qué instrumental seleccionar para cada paso de la operación.

Recuerdo como si fuera ahora mismo, que más o menos con esa edad, ella esperaba impaciente al sábado de noche, prácticamente de madrugada, para ver juntas “Urgencias 24 horas”. No sé si lo conoces, pero era un programa de televisión donde salían casos reales en las salas de urgencias de varios hospitales españoles, donde los pacientes eran atendidos, tuvieran lo que tuvieran.

Puedo ver como si fuera hoy mismo,  su carita viendo atenta el momento en que le reducían a un paciente una fractura, mientras a mí se me revolvía el estómago de la grima que me daba la escena en cuestión.

Pasaron los años y cada vez lo tuvo más claro. Se quedaron atrás los cuentos, las cajas registradoras y sólo quedó la medicina. Sin ninguna otra opción que la acompañara. Tenía su objetivo claro pese al esfuerzo que sabía que tendría que hacer hasta llegar allí.

Y llegó bachillerato. Y con él llegaron los 2 años de encierro, de tener que forzarla a tomarse un respiro. Los lloros, el cansancio, la presión. Y con una media brillante, el año pasado se quedó a las puertas. No lo consiguió.

Más lloros, decepción, impotencia y aprendizaje, muchos aprendizajes:

  • Saber esperar y no desistir.
  • Luchar por lo que realmente quieres.
  • No darte por vencido.
  • Dar siempre lo mejor de ti.
  • Caerte y levantarte.
  • Superarte.
  • Seguir soñando.

 

Éxito_esfuerzo_y_perseverancia_blog_02_1150x400

 

  • Mantener tu objetivo.
  • Recuperarte.
  • Tomar fuerzas.
  • Insistir.
  • Esforzarte

 

No una ni dos…Hasta tres veces en su caso. Las veces que hagan falta si realmente tienes claro lo que quieres.

Y llegó la recompensa. La satisfacción que sólo te da el compromiso y el trabajo duro, el amor por todo lo que haces, aunque sea difícil. La felicidad en estado máximo, cuando llegas a tu objetivo. Y superado con creces, porque ha podido elegir dónde estudiar lo que le apasiona.

Ya es oficialmente estudiante de medicina. Y a mí como madre se me llena el alma de felicidad al ver cómo lo ha conseguido. Poder ver el proceso desde el principio, poder verla caer (aunque haya sido muy duro), reconstruirse y seguir hasta convertirse en lo que quiere ser.

Siento que es un regalo que me hace el universo. Ver que aquella cosita que dependía de mí para todo es ahora toda una mujer, fuerte, valiente, apasionada, luchadora .

Y como coach, poder comprobar una vez más que tenemos dentro todo lo que necesitamos para convertirnos en nuestra mejor versión, para alcanzar nuestros objetivos. Sólo hace falta compromiso  y responsabilidad. Contigo, con tu vida, con tu Para qué. Antes o después, el resultado llegará.

Y mientras no llega, sentirás la enorme satisfacción de haberlo hecho de la mejor forma posible, de haberlo dado todo, de ser tu mejor tú.

Así que hoy me he tomado la libertad de volver a hablarte de algo personal, pero la ocasión merecía la pena, ¿verdad?

Y quiero acabar compartiendo contigo este vídeo. Lo he visto unas 1000 veces con mi hija en estos 3 últimos años. A ella le sirvió para motivarse y subir las fuerzas cuando estaban bajitas. Aunque tiene que ver con estudiantes de medicina, el mensaje es el mismo: cuando siembras esfuerzo, recoges éxito.

A mí me emociona especialmente la ternura e ilusión de los chicos,  y sobretodo, la perspectiva de los años y el mensaje final. Te recomiendo que lo veas, es precioso.

Y no puedo acabar este post sin dedicarte a ti, el amor de mi vida, lo siguiente: no me queda la más mínima duda de que vas a ser una excelente profesional, pero además sé que el mundo entero se sentirá agradecido al estar en tus manos, porque eres la mejor persona que conozco, llena de amor, bondad y humanidad. Y esos para mí, son los valores más importantes en los que apoyarte para ser un buen médico.

Te espera un camino maravilloso, y cuando las fuerzas flaqueen…Seguiremos viendo juntas nuestro vídeo.

Y esto es todo por hoy. Espero que Éxito: esfuerzo y perseverancia de Coruña Coaching te haya gustado y sobre todo servido para que sepas que merece la pena el esfuerzo, el sacrificio y todo lo que conlleve el camino para conseguir aquello que quieres. Para ser lo que quieras ser. Para ser feliz.

1Comment
  • Ana María betancourt key
    Posted at 23:02h, 07 Agosto Responder

    Para ser Feliz ❤️ Como merece la pena !!!!❤️👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻

Post A Comment

*