Confías_en_ti_misma_10_claves_para_empezar_a_hacerlo_blog_01_1150x400

¿Confías en ti misma? 10 claves para empezar a hacerlo

Hace unos días, María me propuso un tema súper importante para escribir aquí, porque nos afecta a todas en mayor o menor medida: la auto confianza.  Saber qué temas os interesan y os pueden ayudar me ayuda a mí y me motiva a la hora de escribir en el blog. Y por ello hoy comparto contigo ¿Confías en ti misma? 10 claves para empezar a hacerlo. 

Confianza, seguridad en ti misma, autoestima, asertividad…Te suenan, ¿verdad? Pues bien. No quiero convertir esto en una lista de definiciones ni tampoco explicar los pequeños matices en los que se diferencian o se asemejan. Sólo quiero que sepas y te quedes con esta idea: todo está relacionado y por tanto, trabajar en cualquiera de estos aspectos repercutirá positivamente en los otros.

También me parece importante que sepas que al igual que pasa con la autoestima, trabajar la confianza en ti misma no es una carrera, ni tampoco es algo que se tenga igual ni en la misma proporción las 24 horas del día, en todos los escenarios o facetas de tu vida ni siempre al 100 por cien.

Por lo tanto, es importante que tengas en cuenta que se trata de encontrar un equilibrio, y sobre todo de adquirir las herramientas necesarias para que tú sola puedas ser consciente de cuándo cojea y cómo recuperarla.

¿Empezamos?

Cada día de mi vida me encuentro con personas maravillosas y variopintas. E independientemente de a qué se dediquen, su nivel académico, su aspecto físico o su edad, todas, absolutamente todas, inician un proceso de Coaching en el que uno de los puntos del objetivo a trabajar, siempre es el mismo.

¿Sabes cuál? Sí, has acertado. La falta de confianza en ellas mismas. Bien sea en general, o bien sea en uno o más aspectos concretos de su vida.

Yo también he tenido y sigo teniendo que trabajarla de vez en cuando. Así que vamos a darle normalidad y a dejar de juzgarnos tan duramente.

Y en vez de ello, vamos a centrarnos en lo que podemos hacer para confiar más en nosotras. Aquí están las 10 claves para empezar a hacerlo:

1. Conocernos y aceptarnos. Como ves, siempre comienzo por aquí. Sí, ya sé que crees conocerte bien. Pero te garantizo que el auto conocimiento es un camino que no tiene fin. Y es la base de todo. Tomar conciencia de nosotras mismas, de qué parte es real y qué parte no lo es tanto y te has creído sin rechistar, de quién eres, qué necesitas, qué te apasiona o cómo funcionas.

Cuando se trata de confiar en los demás no tenemos dudas: vamos confiando en ellos a medida que les vamos conociendo más y más, ¿a que sí?. Pues cuanto más te conozcas, más fácil te va a resultar confiar en ti misma, en tu criterio, en tus necesidades, en tus proyectos.

Y a mayores, en eso de la aceptación nos faltan tablas. La mayor parte de las veces, nos resignamos, que es muy diferente. Te hablé de ello aquí.

2. Resaltar y apoyarnos en nuestros puntos fuertes. Porque sí, los tienes. Aunque ahora no los veas o creas que los perdiste.

Echa la vista atrás y piensa en 5 situaciones exitosas para ti. Y con éxito no hablo de grandes logros o de reconocimiento social. Hablo de aquellas cosas que querías o eran importantes para ti y conseguiste. Desde sacar tu carrera, a superar un momento difícil, ser madre, aprender a conducir, tu primer trabajo, entender un nuevo idioma…

Una vez que las tengas, piensa en aquellas cualidades positivas que te ayudaron a conseguirlas: esfuerzo, constancia, amor, fortaleza, optimismo, paciencia, valentía… Anótalas todas. Y tenlas presente. Si estuvieron ahí en aquellas situaciones siguen estando dentro de ti. Sólo hay que volver a apoyarnos en ellas de nuevo.

3. Trabajar nuestras áreas de mejora. Efectivamente todos tenemos cosas que mejorar, que nos cuestan o nos impiden dar un pasito al frente. Cosas que no abarcamos, que nos hacen sentir inseguros. ¿Cuánto de importantes son para ti? Si lo son, ponte manos a la obra y busca alternativas de mejora, opciones para desarrollarlas.

Una pregunta a la que responder sería: qué necesito para, por ejemplo, mejorar mi nivel de inglés/ hablar en público/ dar mi opinión/atreverme a dar este paso? La clave está en responder con acciones concretas, lo más desgranadas posibles y que te permitan ver claramente los pasos necesarios para poder mejorar aquello que quieres.

4. Ejecutar y tomar pequeñas decisiones. He aquí la clave de todo. La mayoría de las personas cometemos el gran error de esperar a sentirnos confiados para poder ejecutar. Sin darnos cuenta de que la confianza es una moneda de vuelta, de retorno y nunca de pago.

Me explico: sólo voy a sentir confianza en mí misma cuando actúe y así vea y sienta que puedo hacerlo. Nunca antes. Incluso aunque lo haga y me equivoque. Pero la sensación interna que me queda es que  me atreví, actué y puedo mejorar.

El proceso al revés es imposible. Es como esperar a sentirme segura y confiada conduciendo si no conduzco, hablando griego si no lo hablo o dando mi opinión si nunca la doy. Una cosa es prepararme, ir a clases, practicar en casa con mi marido…Todo ello claro que me va a respaldar y me va a brindar herramientas que me permitan o faciliten hacerlo.

Pero hasta que no lo haga, no voy a sentirme confiada, no voy a sentir que puedo hacerlo. Y por supuesto, cuanto más lo haga, más confianza genero.

A mayores, solemos enfocarnos en el objetivo global o largo plazo. En vez de enfocarnos en cada pequeña decisión que puedo tomar cada día. Por pequeña que sea va a aportarme confianza y seguridad. Y ello me va a retroalimentar y permitir poco a poco ir tomando y ejecutando cada vez más.

 

Confías_en_ti_misma_10_claves_para_empezar_a_hacerlo_blog_02_1150x400

 

5. Apóyate en tus valores. Te garantizo que si tus acciones diarias van en consonancia con tu sistema de valores te va a resultar mucho más fácil sentir confianza en ti misma a la hora de actuar. Aquí te dejo un ejercicio muy básico para que puedas empezar a conocerlos.

6. Gestionar nuestros pensamientos. Todos tenemos pensamientos negativos o que no nos apoyan a la hora de confiar en nosotros. Ya sabemos aquello de que somos nuestro peor enemigo.

Pero no basta con asumirlo y dejarlos que campen a sus anchas. De nuevo, toca remangarse y hacer algo al respecto. Puedes empezar a cerrar el episodio.

7. Las comparaciones sólo para crecer. Beyoncé, Michelle Obama y tu vecina la del 5º también se sienten inseguras. Todas y todos estamos participando en este juego llamado vida, lidiando con nuestras inseguridades y lo hacemos lo mejor que podemos.

Por lo tanto si vas a compararte con esa persona que en apariencia es más segura que tú que sea para aprender de ella, así que coge lápiz y papel y anota qué acciones toma, qué hace para conseguir eso que te gustaría tener. Y después, teniendo en cuenta tus circunstancias, vuelve a leer todos los puntos de este post y empieza a trabajar en ti. A hacer todo aquello que tú en concreto puedes empezar a ejecutar.

8. Rodearnos de personas y entornos que acompañen. Esto no significa que te aísles, te vayas a una cueva y te conviertas en una ermitaña. Pero sí que selecciones y escojas bien aquellos lugares, grupos y personas donde sabes que puedes ser tú, puedes crecer y cuyas opiniones son constructivas.

9. Cumplir nuestros compromisos. Este punto lo he mencionado brevemente en otras ocasiones pero es tan importante que hoy quiero explicarte un poco más.

¿Qué pasaría si cada día, sistemáticamente, llegas tarde a tu trabajo? ¿O si le prometes a una amiga ir al cine el sábado y semana tras semana surge algo y pospones tu compromiso?

La respuesta está más o menos clara, ¿verdad? Perderías credibilidad ante esas personas. Puede que tu jefe te eche o que tu amiga, aunque se lo vuelvas a prometer, deje de confiar en ti y haga otros planes, sin contar contigo.

Ahora al revés. ¿Confiarías en alguien que siempre te promete cosas y nunca cumple? ¿O acabarías desconfiando de esa persona?

Pues bien. Cada vez que te dices a ti misma “voy a hacer tal cosa”, “mañana limpio la casa”, “me levanto temprano”, “hago ejercicio”, “empiezo esto”, “acabo aquello”, “llamo a fulanita”, “me atrevo con esto”… Y no lo haces, pasa exactamente lo mismo. Pierdes credibilidad/confianza…¡En ti misma!

Esto se traduce poquito a poco en dos cosas: descapitalización emocional y pérdida de autoestima.

La descapitalización emocional es fundamentalmente una pérdida de energía vital y esto se acaba convirtiendo en la pescadilla que se muerde la cola: cuanta menos energía tengas más te va a costar cumplir tus propios compromisos y vas a procrastinar más, y ello va a hacer que sigas quedándote cada vez con menos energía.

Pero ojo, la energía vital influye en muchas más facetas de nuestra vida. A mayores de ser necesaria para ejecutar, andar por la vida, ir al trabajo…También es la responsable de mantener y alimentar todo aquello que nos ilusiona, nutre, que echa a volar nuestra imaginación, que nos hace jugar y disfrutar en la vida.

Y al mismo tiempo, descapitalizarte emocionalmente se traduce en una pérdida de autoestima. Si no confías en ti, a la larga tu auto concepto, tu auto respeto y tu auto valoración se van a ver  dañados.

¿Ves porqué te decía al principio del post que todo estaba relacionado?

Conclusión: ojo con lo que te comprometes. Hazlo, sólo si vas a poder cumplirlo. Organízate, agenda y cumple.

10. Buscar apoyo si lo necesitas.  A veces no podemos solos y no pasa nada. Muchas veces nuestro entorno no sabe cómo echarnos una mano. O simplemente no los tenemos en cuenta porque consideramos que como nos quieren, no están siendo objetivos. Así que si crees que necesitas ayuda externa pídela. Estoy aquí para lo que necesites.

Esto es todo por hoy en Coruña Coaching. Espero que ¿Confías en ti misma? 10 claves para empezar a hacerlo te hayan servido  (al menos un poquito) para tomar conciencia y  ponerte a trabajar en ello.

Y por supuesto, María, un millón de gracias por la sugerencia y por estar siempre ahí.

3 Comments

Post A Reply to Patricia González Cancel Reply

*

Autoriza al tratamiento de los datos facilitados de conformidad con lo establecido en el aviso legal