cerrar_el_episodio_entrena_tu_cerebro_para_pensar_en_positivo_blog_01_1150x400

Cerrar el episodio: entrena tu cerebro para pensar en positivo

Hoy En Coruña Coaching te traigo un post que tenía muchísimas ganas de escribir y que te va a ser de mucha utilidad: Cerrar el episodio: entrena tu cerebro para pensar en positivo. Se trata de un ejercicio muy sencillo de Programación Neurolingüística y a la vez muy poderoso, con unos resultados excelentes si se trabaja bien.

Todos tenemos constantemente una conversación contínua con nosotros mismos. Es eso que llaman el diálogo interno. Puede ser más o menos intenso, podemos ser conscientes o no de él, pero de que estamos todo el rato diciéndonos cosas, no tengo la menor duda.

El problema viene cuando ese diálogo no es precisamente, muy amable. Cuando lo que nos decimos no nos aporta nada positivo, sino más bien todo lo contrario.

¿Te has parado a pensar alguna vez cuando te equivocas o las cosas no salen como te gustarían, qué te dices a ti misma? Seguramente no eres muy consciente pero apostaría a que en tu cabeza, más de una vez, resuenan frases como estas:

  • Menudo desastre…
  • Soy una….(cualquier lindez que se te ocurra)…
  • Nunca me sale nada bien…
  • No puedo…
  • Siempre me pasa lo mismo…
  • Etc…

A mayores, muchas veces tenemos ese run run en la cabeza que nos hace estar todo el rato dándole vueltas a las cosas, preocuparnos de lo que va a pasar, etc…Pensamientos recurrentes negativos (incluso a veces catastróficos) y que lejos de ayudarnos a solucionar y vivir la vida de la mejor manera posible, nos bloquean, nos agotan y nos hacen vivir en una continua angustia y preocupación. ¿Te suena este run run de algo?

Pues bien, después de ponernos en antecedentes, quiero que sepas que todos esos pensamientos negativos que se nos pasan por la cabeza no van a parar en saco roto. Nos afectan no sólo a nivel emocional sino a nivel fisiológico y de salud.

¿Cómo? ¿Porqué?

Por una sencilla razón: nuestro cerebro es un borreguito obediente. Y además, nuestra mente inconsciente, no distingue entre realidad o ficción.

Nuestras células están observando a los pensamientos. Cada vez que piensas: qué cansada estoy…Le estás dando a tus células  la orden de  segregar sustancias químicas de cansancio. A efectos biológicos, sólo por recordar algo malo nuestro cerebro cree que está pasando por ello. Prueba a recordar un episodio muy triste de tu vida y observa cómo te sientes. Parece que lo estuvieras reviviendo. Te sientes triste, como si estuviera pasando de nuevo. Tu ánimo cambia al instante y tu cuerpo reacciona químicamente también.

Así que teniendo en cuenta del enorme poder que tienen los pensamientos sobre nosotros, lo que podemos hacer es tomar conciencia de qué pensamos, qué nos decimos y hacer lo contrario: aprender a pensar en positivo.

Y para eso sirve cerrar el episodio.  Consiste en adquirir un nuevo hábito de pensamiento. En entrenar nuestro cerebro a pensar en positivo.

No se trata de mentirnos. No nos lo creeríamos y no serviría de nada. Si pienso que estoy cansada no sirve de nada pensar que no lo estoy.  No sirve tampoco disfrazarlo. Se trata de formular en positivo y con proyección a futuro. Pero lo entenderás mejor si te pongo varios ejemplos:

  • Pensamiento inicial: Ufff…Qué cansada estoy
  • Cierre de episodio: Ufff…Qué cansada estoy pero qué bien voy a descansar esta noche. 

 

  • Pensamiento inicial: Ha quedado en llamarme y no lo ha hecho. Seguro que se ha olvidado de mi.
  • Cierre de episodio: Ha quedado en llamarme y no lo ha hecho. Seguro que se ha olvidado de mi. Pero también puede que esté ocupado o tenga una buena razón. Así que elijo esperar con paciencia o llamarlo más tarde. 

 

cerrar_el_episodio_entrena_tu_cerebro_para_pensar_en_positivo_blog_02_1150x400

 

  • Pensamiento inicial: En mi vida faltan muchas cosas que necesito
  • Cierre de episodio: En mi vida faltan muchas cosas que necesito pero me siento tan agradecida por las que sí tengo.

 

Parece sencillo pero créeme, en la práctica no lo es tanto. Estamos tan acostumbrados a pensar de la misma manera, en negativo, que cuesta. Pero entrenando, te garantizo que funciona. Y súper bien.

Cuando trabajo este ejercicio con mis clientes, sobre todo al principio, para que les resulte más fácil les doy una palabra clave que les facilite cerrar sus episodios: Pero. Y te digo porqué. El “pero” es un borrador universal. Porque todo lo que haya sido dicho antes del pero en una frase nuestro cerebro lo borra, no se queda con ello. Nuestra mente se queda, a nivel inconsciente con la parte que sigue al Pero.

Te pongo dos ejemplos para que veas la diferencia. Imagínate que tu hijo, pareja, amigo, empleado,etc…Ha hecho algo que no te gusta y que necesitas decírselo. Vamos a hacerlo de 2 formas:

  • Jaimito, sabes que te quiero mucho, pero me has desobedecido y por eso he decidido que hoy no sales.
  • Jaimito, me has desobedecido y por eso he decidido que hoy no sales, pero sabes que te quiero mucho.

¿Con cuál de las dos frases crees que se va a sentir mejor Jaimito?

  • Juanita, has hecho un buen trabajo, pero creo que podrías mejorar estos informes.
  • Juanita, creo que podrías mejorar estos informes, pero has hecho un buen trabajo.

¿Con qué se va a quedar Juanita si su jefe lo dice de una u otra forma? Piénsalo bien.

En ambos ejemplos hemos dicho lo mismo pero se nota la diferencia, ¿verdad? Pues tirando del pero como comodín te resultará mucho más fácil empezar este nuevo entrenamiento. Al principio te costará identificar tus pensamientos negativos, tranquila, es normal. Llevas mucho tiempo pensando de la misma manera.

Así que paciencia. De la misma forma de que si no has hecho ejercicio en tu vida y decides apuntarte al gimnasio, no pretenderás estar musculada y con un mega cuerpo fitness  en 1 mes. ¿Verdad que sería absurdo abandonar el gimnasio por este motivo?

Pues aquí pasa lo mismo. Vamos a entrenar nuestro cerebro: a enseñarle nuevas formas, nuevos caminos de pensamiento. A ponerlo a trabajar a nuestro favor, y no en nuestra contra. Requiere tiempo y entrenamiento.

Con la práctica, te aseguro que los pillarás al vuelo. Pero lo verdaderamente chulo y potente del ejercicio, es que poco a poco, tu cerebro se acostumbrará a pensar en positivo ya de forma automática, te saldrá con naturalidad.

La única norma para hacer el ejercicio es que tiene que ser por escrito. Sí, cada pensamiento que detectes, escríbelo, y debajo, cierra el episodio tal y como te puse en los ejemplos: repitiendo el Pensamiento negativo + Pero + Pensamiento en positivo y con proyección a futuro.

Y esto es todo por hoy. Coruña Coaching espera que Cerrar el episodio: entrena tu cerebro para pensar en positivo te ayude de forma sencilla y práctica a ser más consciente de cómo te hablas y aprender a cuidarte más, cambiando tu diálogo interno. A pensar en positivo y ser así mucho más feliz.

Ya lo dijo Buda: Somos lo que pensamos, así que elije bien lo que piensas 😉

 

2 Comments
  • María de las Mercedes Ferrari
    Posted at 21:45h, 14 octubre Responder

    Patricia, me gustó mucho este artículo y ya lo empecé a poner en práctica. Muchas gracias por compartir tan importantes enseñanzas. Con mucho afecto, Mercedes.

    • Patri Human Coaching
      Posted at 21:59h, 14 octubre Responder

      Muchísimas gracias Mercedes,
      No sabes cuánto me alegra que te haya gustado y que lo pongas en práctica.
      Ya verás cómo en poco tiempo notas la diferencia.
      Un abrazo inmenso lleno de cariño también para ti.

Post A Comment

*